¿Tenéis curiosidad sobre cómo funcionan las cerraduras?

Es común que tengáis curiosidad sobre cómo funcionan las cerraduras. Pues, teniendo ese conocimiento, sabríais un poco más cómo llevar la seguridad en vuestro hogar. Este tipo de información es muy importante que la tengáis en cuenta, ya que, con ella podéis conocer lo complejas que pueden llegar a ser las cerraduras, y cuáles podrían ser las más adecuadas para vuestros establecimientos.

¿Cómo se originaron las cerraduras?

Aunque debéis saber que no se tiene claro en qué momento exacto se crearon las cerraduras alrededor del mundo, se sabe que el origen de las mismas se remonta hacia los años 2500 a.C, y se dice que fueron creadas en Asia.

A pesar de que las primeras cerraduras no eran tan evolucionadas como las que conocéis hoy en día, fueron de gran utilidad, ya que se emplearon hasta los años 500 a.C, donde se comenzaron a crear versiones más modernas de las mismas.

Como podéis notar, desde la antigüedad la seguridad era importante, ya que desde entonces las personas pensaban en asegurar sus bienes más preciados. Desde ese momento, las cerraduras se convirtieron en un elemento esencial, para brindar la seguridad necesaria a los establecimientos.

¿Cómo evolucionaron las cerraduras?

Como dijimos anteriormente, los orígenes de las cerraduras se remontan a los años 2500 a.C. Para esa época, las cerraduras existentes eran bastantes simples, estaban fabricadas de madera y se podían cerrar con unas clavijas.

Para inicios del siglo XV es que se comenzaron a crear cerraduras más evolucionadas, que estaban fabricadas de metal. Dichas cerraduras eran mucho más complicadas de abrir, debido a su modo de fabricación.

Pero… ¿Cuándo se crearon las cerraduras que conocéis en la actualidad? Estas fueron creadas en el año 1778, y eran conocidas con el nombre de “Cerraduras embutidas”. Las primeras fueron creadas por Barron, sin embargo, las que vosotros conocéis hoy en día fueron creadas por Joseph Bramha en al año 1784. Las últimas en crearse, fueron evolucionando hasta darle lugar a las que se fabrican en la actualidad.

¿Cómo funcionan las cerraduras?

Aunque el funcionamiento de una cerradura es difícil de comprender, nosotros intentaremos explicarlos de la forma más sencilla y resumida posible. Lo primero que deberéis saber, es que la cerradura posee una parte llamada “Resbalón”, que es el que se encarga de impedir que la puerta se abra. Dicha parte de la cerradura está ubicada en el marco de la puerta. Cuando vuestra llave ingresa, se activa un muelle que genera que el resbalón se encoja, abriendo la puerta.

Ahora comenzaremos a explicar cómo funcionan las cerraduras. Las cerraduras poseen un cilindro y un tambor interno. El cilindro posee una gran variedad de agujeros, donde se encuentran diversas clavijas. Dicho cilindro posee la capacidad de girar dentro del tambor.

Ahora bien, las clavijas anteriormente mencionadas se dividen en dos partes: perno y contraperno. Estas partes cumplen la función de evitar que una llave cualquiera tenga la posibilidad de abrir la cerradura. Por lo tanto, para accionar el mecanismo de la misma con la finalidad de abrirla, será necesario poseer la llave adecuada.

Debéis recordar que el sistema del funcionamiento de la cerradura, podrá variar su complejidad dependiendo de cómo este fabricado.

Partes de una cerradura

Las cerraduras no cuentan únicamente con las partes anteriormente nombradas. Por esta amplia variedad de elementos, es que las cerraduras son tan seguras y complejas en su funcionalidad.

Para finalizar, debemos recordaros que, si llegarais a perder las llaves de vuestro hogar, es recomendable que llaméis a un cerrajero profesional. De esta forma, los cerrajeros 24 horas Fuencarral podrán activar la cerradura, para obtener la apertura de la puerta sin ningún tipo de forcejeo o maltrato.