Nuestro Blog

¿Tenéis curiosidad sobre cómo funcionan las cerraduras?

Es común que tengáis curiosidad sobre cómo funcionan las cerraduras. Pues, teniendo ese conocimiento, sabríais un poco más cómo llevar la seguridad en vuestro hogar. Este tipo de información es muy importante que la tengáis en cuenta, ya que, con ella podéis conocer lo complejas que pueden llegar a ser las cerraduras, y cuáles podrían ser las más adecuadas para vuestros establecimientos.

¿Cómo se originaron las cerraduras?

Aunque debéis saber que no se tiene claro en qué momento exacto se crearon las cerraduras alrededor del mundo, se sabe que el origen de las mismas se remonta hacia los años 2500 a.C, y se dice que fueron creadas en Asia.

A pesar de que las primeras cerraduras no eran tan evolucionadas como las que conocéis hoy en día, fueron de gran utilidad, ya que se emplearon hasta los años 500 a.C, donde se comenzaron a crear versiones más modernas de las mismas.

Como podéis notar, desde la antigüedad la seguridad era importante, ya que desde entonces las personas pensaban en asegurar sus bienes más preciados. Desde ese momento, las cerraduras se convirtieron en un elemento esencial, para brindar la seguridad necesaria a los establecimientos.

¿Cómo evolucionaron las cerraduras?

Como dijimos anteriormente, los orígenes de las cerraduras se remontan a los años 2500 a.C. Para esa época, las cerraduras existentes eran bastantes simples, estaban fabricadas de madera y se podían cerrar con unas clavijas.

Para inicios del siglo XV es que se comenzaron a crear cerraduras más evolucionadas, que estaban fabricadas de metal. Dichas cerraduras eran mucho más complicadas de abrir, debido a su modo de fabricación.

Pero… ¿Cuándo se crearon las cerraduras que conocéis en la actualidad? Estas fueron creadas en el año 1778, y eran conocidas con el nombre de “Cerraduras embutidas”. Las primeras fueron creadas por Barron, sin embargo, las que vosotros conocéis hoy en día fueron creadas por Joseph Bramha en al año 1784. Las últimas en crearse, fueron evolucionando hasta darle lugar a las que se fabrican en la actualidad.

¿Cómo funcionan las cerraduras?

Aunque el funcionamiento de una cerradura es difícil de comprender, nosotros intentaremos explicarlos de la forma más sencilla y resumida posible. Lo primero que deberéis saber, es que la cerradura posee una parte llamada “Resbalón”, que es el que se encarga de impedir que la puerta se abra. Dicha parte de la cerradura está ubicada en el marco de la puerta. Cuando vuestra llave ingresa, se activa un muelle que genera que el resbalón se encoja, abriendo la puerta.

Ahora comenzaremos a explicar cómo funcionan las cerraduras. Las cerraduras poseen un cilindro y un tambor interno. El cilindro posee una gran variedad de agujeros, donde se encuentran diversas clavijas. Dicho cilindro posee la capacidad de girar dentro del tambor.

Ahora bien, las clavijas anteriormente mencionadas se dividen en dos partes: perno y contraperno. Estas partes cumplen la función de evitar que una llave cualquiera tenga la posibilidad de abrir la cerradura. Por lo tanto, para accionar el mecanismo de la misma con la finalidad de abrirla, será necesario poseer la llave adecuada.

Debéis recordar que el sistema del funcionamiento de la cerradura, podrá variar su complejidad dependiendo de cómo este fabricado.

Partes de una cerradura

Las cerraduras no cuentan únicamente con las partes anteriormente nombradas. Por esta amplia variedad de elementos, es que las cerraduras son tan seguras y complejas en su funcionalidad.

Para finalizar, debemos recordaros que, si llegarais a perder las llaves de vuestro hogar, es recomendable que llaméis a un cerrajero profesional. De esta forma, los cerrajeros 24 horas Fuencarral podrán activar la cerradura, para obtener la apertura de la puerta sin ningún tipo de forcejeo o maltrato.

 

Os mostramos cada parte de una cerradura

Adquirir conocimiento nunca ha estado de más, por ese motivo, aprender sobre cada parte de una cerradura, podría ser de gran utilidad, ya que, si presentáis algún problema con una en vuestra casa, podríais solucionarlo de forma rápida y sencilla.

Otra gran ventaja que puede proporcionaros este tipo de conocimiento, es que ya no tendréis que preocuparos porque el cerrajero no entienda el problema que posee vuestra cerradura. Con tan solo explicarle, este entenderá rápidamente, brindándoos así un presupuesto definitivo para el trabajo.

¿Cuáles son los principales tipos de cerraduras?

Existen dos tipos principales de cerraduras: la cerradura embutida y las cerraduras de sobreponer. El primer tipo de cerradura, como su nombre lo dice, puede ser instalada de forma embutida o en la parte interior de la puerta. Las cerraduras embutidas son las más comunes, ya que son realmente fáciles de utilizar y brindan un alto nivel de seguridad.

Las cerraduras de sobreponer, se caracterizan porque se instalan en la parte exterior de la puerta, por lo tanto, quedan por completo a la vista. Este tipo de cerradura puede variar en gran medida su diseño, ya que se adapta al tipo de seguridad que estéis buscando.

Ahora bien, debéis saber que el cerrojo no debe ser confundido con las cerraduras de sobreponer. El cerrojo es aquel que posee un pasador de seguridad, que queda por completo a la vista. En diversas ocasiones, el cerrojo puede poseer una cadena para brindarle una mayor seguridad a la puerta.

Os explicamos parte por parte de una cerradura

A pesar de que no todas las cerraduras poseen los mismos elementos, nosotros os mostraremos los más comunes, que podéis encontrar en las cerraduras principales.

Frontal

El frontal es aquella parte de la cerradura que está completamente visible, y puede observarse en el canto de la puerta. En el frontal se pueden visualizar diversos tornillos, que cumplen la función de anclar el bombín en el lugar correspondiente, para que la cerradura quede bien sujetada a la puerta.

Resbalón

El resbalón es la parte de la cerradura que está ubicada en el frontal, y es la que está encargada de permitir la apertura de la puerta. Cuando intentáis abrir la puerta, introduciendo la llave en la cerradura para hacer girar el cilindro, el resbalón se coloca en la parte interna de la cerradura, permitiendo así el acceso a la habitación.

Bulones

Los bulones, también llamados paletón, son los elementos ubicados en el interior de la caja. Esta parte de la cerradura es la encargada de retraerse para permitir que la misma se abra. Estas piezas sólo dan apertura cuando se introduce la llave, de resto permanecen afuera, para que así la puerta pueda permanecer cerrada.

Cilindro

El nombre más común utilizado para esta parte de la cerradura es cilindro, sin embargo, también puede ser llamado bombillo o bombín. Esta parte de la cerradura juega un papel importante, ya que es donde introducimos la llave para activar el mecanismo entero de la cerradura.

Si esta parte de la cerradura se daña no os preocupéis, ya que, para repararla, solo tendréis que cambiar el cilindro, sin necesidad de adquirir una cerradura nueva. Actualmente, existen una gran variedad de cilindros, como los redondos o los ovalados.

Pomo o manilla

El pomo o la manilla es aquel elemento que, al pulsarlo, abre la puerta. Este elemento suele ser el más conocido, ya que está en todas las puertas, sin importar que estas posean cerraduras.

Cerradero

El cerradero es la parte de la cerradura que tiene al resbalón. Es la placa que podemos visualizar, que se encarga de sostener a la cerradura.

Bocallave

Este elemento podemos encontrarlo en aquellas cerraduras que no poseen el cilindro. La bocallave es la que sustituye al cilindro, ya que es donde se introduce la llave, para poder activar el mecanismo y abrir la puerta.

Conoced los diferentes tipos de llaves

Para poder entender cómo funcionan las cerraduras, debéis tener el conocimiento necesario sobre las llaves, ya que de ellas depende el tipo de mecanismo que se pueda accionar en una cerradura. Por ese motivo, os mostraremos las llaves más comunes en el mercado.

Llaves clásicas

Estas llaves eran mayormente utilizadas en la antigüedad, para cerraduras de castillos. Actualmente no son comunes de ver, ya que son utilizadas para cerraduras de gran tamaño que resultan incómodas.

Llaves de Serreta

Las llaves de serreta, también llamadas llaves de sierra, son las más utilizadas actualmente. Este tipo posee un diseño con borde dentado, que es ideal para accionar el mecanismo de apertura de la cerradura. Cada cerradura que utiliza este tipo de laves posee una diferente, para garantizar mayor seguridad.

Llaves de seguridad

Estas llaves son muy comunes de ver, suelen ser utilizadas para las puertas blindadas. Se caracterizan por poseer hendiduras y bordes rectos. Son fáciles de encontrar y de utilizar.

Llaves de pompa

Son muy similares a las llaves de paleta, de las cuales os hablaremos a continuación. Se caracterizan y se diferencian de las llaves de paleta, porque poseen dientes en ambos laterales.

Llaves de paleta

Estas llaves suelen ser utilizadas para las cerraduras de las puertas acorazadas. Estas cerraduras son conocidas como Borjas o gorjas.

Su diseño es de una espiga cilíndrica en la parte central de la llave, y un diente que sale a uno de los laterales. Las llaves de paleta se diferencian de las llaves de pompa, ya que solo poseen un diente. En las puertas que poseen las cerraduras para esta llave, solo está visible el agujero para insertar la llave.

Llaves cruciformes

Las llaves cruciformes poseen un diseño con una espiga cilíndrica en la parte central, además, suelen ser llaves muy largas. Su modelo puede variar, por lo tanto, la cantidad de dientes que posea también, y de vez en cuando vienen con un diseño en forma de cruz.

Para finalizar,en cerrajeros barrio Fuencarral os recordamos que estas son las llaves más comunes de encontrar en el mercado. Sin embargo, existen muchas más que no son tan reconocidas, como la llave electrónica.

 

 

Qué es un cilindro antibumping

Si estáis aquí, es porque os preocupa vuestra seguridad y la de vuestros seres queridos. Por lo tanto, estáis buscando información sobre el cilindro antibumping, para evitar que cualquier ladrón pueda entrar en vuestro hogar a través del famoso sistema del bumping. Como sabéis, esta es la técnica preferida por los criminales para abrir una cerradura y robar en una vivienda. Esta técnica se está haciendo cada vez muy popular, dado que es muy fácil de realizar y en menos de un minuto, el ladrón puede tener la puerta abierta para robar vuestras pertenencias sin complicaciones.

¿Qué hace un cilindro antibumping?

Esta gama de cilindros impide que un criminal pueda entrar a robar a través de la técnica reconocida conocida como bumping. Esto hace que la posibilidad de sufrir un robo sea más baja que si contarais con una cerradura sin este eficiente sistema de seguridad.

Eso sí, los cilindros o bombines antibumping no son todos idénticos. Hay modelos más seguros que otros. Por este motivo, a la hora de comprar uno u otro, es importante que os fijéis en las medidas de seguridad y en el precio. Una vez que tengáis los datos en mano, tendréis que proceder a evaluar qué modelo os llama la atención.

¿Cómo puedo saber si la cerradura es antibumping?

La única manera es que miréis tu cerradura y busquéis por internet si el modelo cuenta con este sistema de seguridad. Si no contáis con información de tu cerradura, será muy complicado para vosotros averiguarlo sin llaméis a un cerrajero.

Si lo que necesitáis es remplazarla por una cerradura con este sistema de seguridad, deberéis mirar la caja del cilindro y ver si la misma es o no antibumping. Para que podáis disfrutar de una buena protección, siempre os recomendamos adquirir modelos fabricados por empresas de renombre. Éstas serán mucho más seguras, por lo tanto, te podréis sentir más protegido en vuestra vivienda o negocio.

Además, cuando tengáis instalado el cilindro, es muy importante que instaléis un escudo reforzado. De esta manera, evitaréis que el ladrón pueda ver la marca de la cerradura, anulando la posibilidad de que pueda intentar manipularla. Y es que, a pesar de que sea un bombillo antibumping, el mismo será bastante vulnerable si no está acompañado de otras medidas de protección.

Si la seguridad es importante para vosotros, podéis añadir más sistemas de seguridad o incluso un cerrojo a vuestra puerta. El objetivo siempre debe ser que se lo pongáis lo más difícil posible al ladrón, para que éste, ante la complejidad de la cerradura, abandone la puerta y no intente abrirla.

¿Todos los cilindros antibumping son iguales?

La respuesta es no. Dependiendo del modelo y la marca que elijáis, el bombillo será más o menos seguro.

Por ejemplo, no es lo mismo que adquiráis un bombillo o cilindro con un solo pitón que, por ejemplo, otro con 8 pitones. Como es normal, el cilindro de un solo pitón será poco resistente contra el ladrón, mientras que el de 8 representará un mayor reto y será casi imposible de abrir. Recordad que, una cerradura ofrece protección siempre y cuando la misma esté cerrada, si no, la puerta será muy vulnerable. Por este motivo, siempre que salgáis de casa, no olvidéis cerrar la puerta con llave.

Es importante que compréis una cerradura antibumping, pero que además os proteja contra otros métodos de robo. El cerrajero Fuencarral os recomenda que tengáis una cerradura anti ganzúa, anti taladro, anti extracción y anti rotura. Así podréis tener un poco más de seguridad y alivio en vuestra casa o local.

Además, en los últimos meses ha estado creciendo el robo a través del duplicado de llaves sin consentimiento. Si queréis evitar éste problema, entonces deberíais adquirir una cerradura que tenga una llave anti copia. En este caso, si queréis disfrutar de una copia de la llave por pérdida o porque se la queréis entregar a otra persona, deberéis ir a un lugar determinado. En dicho establecimiento, se os pedirán los datos y será el momento en el que podréis hacer la copia. Si usáis este tipo de llaves, en ningún otro sitio os podrán realizar la copia. Esto tiene sus ventajas y sus desventajas.

Recomendación para comprar un buen cilindro antibumping

En el mercado podréis encontrar una amplia gama de modelos entre los que podréis elegir, pero tened en mente que no todos son iguales, pues cada uno de ellos tiene sus diferencias.

Para que realicéis una buena compra, siempre deberéis adquirir un modelo que cuente con el máximo número de medidas de seguridad, y, además, que cuente con buenos pitones para evitar que el ladrón los pueda forzar fácilmente. En ciertas ocasiones, para mejorar vuestra protección, no solo deberéis cambiar el cilindro, sino que también deberéis cambiar toda la cerradura de vuestra puerta.

¿Cuánto cuesta un cilindro antibumping?

A decir verdad, no podemos daros un precio exacto. Este precio dependerá de manera directa de donde lo adquiráis, del modelo que elijáis y sobre todo, si necesitáis que os lo instalen un cerrajero o no.

Para que os hagáis una idea, podéis conseguir un bombillo económico por un precio desde 25 euros. Este modelo será bastante sencillo y realmente no le pondrá las cosas tan complicadas al ladrón como quisierais. Sí queréis más protección, deberéis realizar una inversión de 150 a 200 euros, sin contar la mano de obra. En este caso, vuestra vivienda sí que estará mucho más segura. Por este motivo, en muchas ocasiones os recomendamos gastar un poco más, así podéis invertir en vuestra seguridad.

Finalmente, os recomendamos solicitar a un cerrajero profesional que instale el bombillo o la cerradura elegida. Un bombín mal instalado hará que la puerta sea mucho más vulnerable al robo, en comparación a que estuviese bien instalado. Si no sois profesionales ni domináis el mundo de la cerrajería, lo mejor será que paguéis un poco más, así tendréis la certeza de que podéis estar a gusto en tu vivienda sin preocupaciones ni sobresaltos.

Y si esto no os da suficiente protección, entonces siempre tenéis la opción de poder comprar un cerrojo de buena seguridad, así podréis aumentar aún más la seguridad de vuestra propiedad.

Y recordad que, siempre debéis desconfiar de las grandes ofertas o de las cerraduras de alta seguridad a precios sumamente bajos. La seguridad tiene un precio, y, desafortunadamente, todo el mundo que la quiera, debe pagarla. Cuanto más cara sea la cerradura, seguramente más protección os ofrezca. Pero antes de que la compréis, siempre mirad qué os va a ofrecer, para que así evitéis comprar algo que no estáis buscando.

¿Por qué deberíais tener persianas automatizadas?

La mayor ventaja que poseen las persianas automatizadas, es la comodidad que pueden llegaros a brindar. Una vez esté instalado el motor de la persiana, no deberéis preocuparos por abrir o cerrar las mismas, ya que estas podrán hacerlo automáticamente.

Existen diversos tipos de persianas automatizadas, pero la más moderna que hay en la actualidad, es la que permite controlar su propia apertura. Con tan sólo programar el motor de la persiana, podréis elegir en qué momento deseáis que abran o cierren las mismas. Esta programación permite que ahorréis hasta un 10% de energía, reduciendo así vuestros gastos, y ayudando al mismo tiempo al planeta Tierra.

Aunque sea difícil de creer, las persianas automatizadas ayudan a evitar los robos. Como están programas para cerrar y abrir a determinadas horas del día, los ladrones podrán visualizar que hay movimiento en la casa. Por lo tanto, cuando salgáis de vacaciones ya no tendréis que preocuparos, pues los ladrones pensarán que hay personas en vuestro hogar y, por lo tanto, se mantendrán alejados.

Todos los modelos que existen para automatizar las persianas, son muy fáciles de instalar. El motor podríais colocarlo vosotros mismos en el tubo de la persiana. Pero aún hay más, ya que los modelos más avanzados permiten que utilicéis las persianas a vuestro gusto, ya sean automatizadas o manuales.

Claves de las persianas automatizadas

No os sorprendáis si veis que son cada vez más personas las que se suman a escoger las persianas automatizadas. Esto se debe a que son fáciles de instalar y a que con ellas podréis ahorrar una gran cantidad de energía.

Dependiendo del modelo y del diseño que escojáis, podríais controlar vuestras persianas automatizadas, a distancia o través de un interruptor. Actualmente, existen diversos diseños que pueden controlarse a través del teléfono o por Wi-Fi, lo que permite que podáis controlarla desde el lugar que deseéis.

Una opción bastante útil que poseen algunos de los modelos, de las persianas automatizadas más modernas, es saber cuándo hay sol y cuándo no para poder subir o bajar en base a esa información. Esta utilidad permite que ahorréis aún más energía de la que podréis imaginar.

¿Qué debéis tener en cuenta si compráis un motor para vuestra persiana?

Es muy importante que antes de que compréis un motor para vuestra persiana, tengáis en cuenta el ancho de la cinta. El modelo “mini” de cinta es de 15 cm, mientras que el modelo de cinta ancha, es de 23 cm.

También debéis tener en cuenta de qué material están fabricadas vuestras persianas. Las más comunes suelen estar fabricadas de plástico o aluminio.

Tipos de motores

Los dos modelos principales de motores que existen, para automatizar las persianas son los tubulares y los de cinta. Los más utilizados son los tubulares, sin embargo, los motores de cinta están adquiriendo fama en la actualidad.

Motores tubulares

Los motores tubulares son los más famosos y conocidos en el mercado, ya que brindan una gran facilidad de instalación. Estos suelen ir ubicados en la parte interna del cilindro de vuestras persianas.

¿Cómo debéis instalar los motores tubulares?

En primer lugar, lo que debéis hacer para instalar un motor tubular, es colocar el motor en la parte interna del cilindro de vuestra persiana, como dijimos anteriormente. Luego, debéis encajar la estructura en su cajón para que las persianas tengan un óptimo funcionamiento.

Ahora bien, los últimos pasos suelen ser los más complicados, ya que debéis crear una instalación eléctrica, para que podáis darle vida a vuestro motor. Cuando finalicéis este paso, aseguraos que vuestras persianas funcionen bien a través de varios dispositivos.

Motores de cinta

Este tipo de motores para persianas automatizadas se subdividen en dos: motores de superficie y motores de empotrar. Los motores de superficie son aquellos que se colocan sobre la pared. Para poder instalarlo, solo debéis cambiar el cajetín de la persiana, por el motor.

Ahora bien, los motores de empotrar son mejores, ya que el motor se ubica en la caja inferior de vuestra persiana (donde se encuentra el recogedor de la cuerda). Este tipo puede utilizarse solo en aquellas persianas que posean un espacio mayor a 14 cm.

¿Qué deberíais tomar en cuenta si compráis un motor para persianas?

Los cerrajeros zona Fuencarral os recomendamos que escojáis modelos que contribuyan al ahorro de la energía. Uno de los modelos más famosos son los sensores solares, que son capaces de tomar en cuenta la temperatura de la habitación, con la finalidad de saber cuándo abrir o cerrar las persianas. Estos tipos de motores permiten un gran ahorro de energía.

Ahora bien, si lo que buscáis es comodidad, las persianas con control a distancia son lo vuestro. Este tipo de diseño os permitirá controlar vuestras persianas desde donde quiera que estéis sin necesidad de levantaros. De hecho, si tenéis varias persianas que funcionen con este tipo de motor, podréis manejarlas en conjunto.

Otro factor que debéis tener en cuenta, es la programación de vuestras persianas. Con ella, podréis escoger las horas en las que deseáis que se abran o cierren. Además, podréis evitar que los ladrones sepan si estáis en casa o no.

¿Cómo escoger el motor adecuado?

Si deseáis escoger el motor más adecuado para vuestras persianas, deberéis tomar en cuenta el peso y el diámetro de la misma. Estos datos os servirán para saber qué tan potente deberá ser vuestro motor.

Para calcular el peso de vuestra persiana, os recomendamos está ecuación:

Peso Kg= ancho (metros)x alto (metros)x K (tipo de material de la persiana)

Los materiales con los que fabrican las persianas usualmente son: Madera (12kg/m2), Aluminio (5kg/m2), Acero (13kg/m2), pvc (5kg/m2). El valor de la K podréis sustituirlo por alguno de los valores de los materiales anteriormente nombrados.

Luego de que sepáis el peso y el diámetro de vuestra persiana, será momento de que escojáis el motor que necesitéis. Recordad que deberá ser lo suficientemente potente, como para poder subir y bajar vuestras persianas. En la caja del motor, podréis visualizar el diámetro y el peso máximo que este puede levantar.